salvia

Salvia

La salvia es un arbusto que alcanza hasta medio metro de altura. Es de hoja perenne y está provisto de un tallo cuadrangular cubierto de un vellosidad fina. Las hojas son de forma oblonga y de color verde grisáceo. Su flor es de color violeta, grande y bilabiada. Posee una corola con el labio superior erecto.

La salvia proviene de la palabra latina “salvare” que significa salvar o curar. Es una planta utilizada frecuentemente con fines medicinales y gastronómicos por sus propiedades y beneficios.

Entre sus principales componentes encontramos: aceite esencial, saponina, glucosa, vitamina B, vitamina C, principios amargos, sustancias estrógenas y bactericidas, enzimas y potasio.

Entre sus propiedades y beneficios cabe destacar,

  • frotando los dientes con las hojas frescas de salvia éstos se blanquean y además, refresca y fortifica las encías, proporcionando un buen aliento.
  • la salvia tiene propiedades estimulantes. Activa la circulación de la sangre y equilibra el sistema nervioso, lo que hace de esta planta un buen remedio para las personas con anemias, astenia, que están convalecientes y aquellas que padecen agotamiento nervioso.
  • también tiene propiedades astringentes y tonifica el aparato digestivo por lo que es muy útil en caso de diarreas, hemorragias, menstruaciones irregulares, leucorreas, etc. El hecho de que la salvia contenga entre sus principios activos sustancias estrógenas la hace una planta indicada para los trastornos hormonales femeninos que van desde irregularidades menstruales hasta infertilidad. También la salvia es una de las plantas más indicadas para atenuar los efectos de la menopausa.
  • tiene propiedades antidiabéticas, ya que disminuye los niveles de azúcar en la sangre.
  • tiene cierta capacidad diurética, por lo cual es recomendada para el tratamiento de la retención urinaria y la cistitis.

Es una planta contraindicada durante los primeros meses del embarazo. Asimismo se debe evitar la ingestión en las mujeres que están amamantando, ya que bloquea la producción de leche.

Comparte el artículo