orgonitas

Orgonitas. Equilibradores de Energía.

Las orgonitas son equilibradores de energía. Vivimos en un mundo donde las energías están moviéndose continuamente. Nuestros cuerpos son un vehículo expuesto siempre a campos electromagnéticos debido a nuestro estilo de vida, rodeados siempre de aparatos, máquinas y útiles cotidianos como móviles, ordenadores, televisores, etc.

Con esta exposición continúa a todo tipo de campos electromagnéticos, ¿qué podemos hacer para protegernos?

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

En el medio en el que vivimos hay campos electromagnéticos por todas partes que son invisibles para el ojo humano. Se producen campos electromagnéticos por la acumulación de cargas eléctricas en determinadas zonas de la atmósfera por efecto de las tormentas. El campo magnético terrestre provoca la orientación de las agujas de las brújulas en dirección Norte-Sur y los pájaros y los peces lo utilizan para orientarse.

Los seres vivos han estado expuestos a influencias electromagnéticas desde siempre. La luz del Sol y sus rayos infrarrojos, los rayos cósmicos, son ejemplos de radiaciones naturales.

Sin embargo, a principios del siglo XX, el desarrollo de radiaciones generadas por el hombre como la electricidad y las radiofrecuencias empezaron a diseminarse en todas las regiones del mundo. Estas radiaciones emanan desde aplicaciones básicas como transformadores, líneas de transmisión, motores, refrigeradores, sistemas de calefacción eléctricos hasta sistemas de comunicación como la televisión y la radio, los ordenadores y la telefonía móvil.

LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA.

La contaminación electromagnética es la producida por las radiaciones del espectro electromagnético que afectan a los equipos eléctricos y a los seres vivos. Las elevadas tasas de cáncer en niños y ancianos que viven en zonas cercanas a torres de alta tensión, como también la reciente controversia sobre el uso de la telefonía móvil, han contribuido a despertar una preocupación general en la sociedad.

EFECTOS BIOLÓGICOS O EFECTOS SOBRE LA SALUD.

Se sabe que los campos electromagnéticos intensos de alrededor de 50 ó 60 hercios, y su radiación electromagnética correspondiente, son perjudiciales para los seres vivos. Una exposición a largo plazo puede resultar en un debilitamiento del sistema inmunológico, exacerbando cualquier problema de salud preexistente, y pudiendo asociarse con una sensación de pérdida de energía o fatiga y eventualmente con un deterioro en el desempeño laboral, desórdenes del sueño e inestabilidad emocional. Cada vez existe un número mayor de personas más sensibles a las radiaciones electromagnéticas llegando a experimentar síntomas como cosquilleo en los dedos, depresión, dificultad en la memorización e incluso convulsiones.

Por otro lado, la exposición crónica a elevados niveles de radiación electromagnética, sobre todo cuando se está dormido, puede llevar al estrés crónico.

Entre los síntomas asociados a la exposición excesiva a campos electromagnéticos se pueden destacar: efectos sobre el embarazo, cataratas, cáncer, insomnio, fatiga, irritabilidad, depresión y cambios de comportamiento.

¿QUÉ ES EL ORGÓN?

El Orgón es energía que fluye en nuestro planeta. Fue descubierta por las investigaciones del Dr. Wilhelm Reich, quien estudió la energía presente en la naturaleza, conocida en muchas culturas como ‘chi’, ‘prana’, ‘ki’, etc. y que él bautizó como ‘ORGÓN’. Esta energía la encontramos en nuestro alrededor, pero con la salvedad de que no toda es buena para las personas, plantas y animales. Esta energía existe de forma natural bajo diferentes formas.

Existen tres tipos de orgón:

  • ‘OR’, que puede ser neutral
  • ‘DOR’, negativa
  • ‘POR’, positivaorgonita función

Su efecto es el de modular los campos electromagnéticos que nos rodean. El ser humano tiene su propio campo electromagnético, ya que nosotros generamos energía en nuestros procesos vitales y estamos compuestos de minerales también.

EFECTOS DEL ORGÓN.

El orgón disminuye las radiaciones perjudiciales que nos rodean (campos electromagnéticos del cableado eléctrico, ordenadores, teléfonos, wi-fi, antenas de telefonía móvil, equipos electrónicos en general, etc.).

Las orgonitas también pueden presentar efectos sobre nuestro cuerpo y no sólo sobre nuestro entorno. Su gran ventaja es que las orgonitas son elementos pasivos, es decir, no dependen de otra fuente de energía y su duración es ilimitada. Las orgonitas no necesitan ser recargadas. Además, al ser de amplio espectro, las orgonitas permiten actuar sobre una gran cantidad de radiaciones electromagnéticas de distinta longitud de onda.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS ORGONITAS?

El funcionamiento de las orgonitas se basa en la capacidad piezoeléctrica del cuarzo, es decir su capacidad de producir electricidad cuando es sometido a una presión o vibración. Cuando se incluye en una matriz orgánica en presencia de virutas de metal, las orgonitas son capaces de actuar como un elemento electro modulador. Algo así como un filtro para todo tipo de radiaciones. Aunque no es exactamente un filtro, sino más bien un estabilizador.

La resina orgánica retiene la energía electromagnética en el interior, facilitando al cuarzo su trabajo. Es entonces cuando el cuarzo comprimido por la resina genera un flujo de electrones que se suman a la onda desvitalizada, convirtiéndola en energía sanadora y positiva.

orgonita árbol

Comparte el artículo