islas de basura

Islas de Basura

Las islas de basura, también conocidas como islas de plástico, son zonas del océano que están cubiertas de desechos y que se localizan en el centro del océano Pacífico Norte y Atlántico Norte. Estos vertederos oceánicos se caracterizan por tener concentraciones excepcionalmente altas de plástico suspendido y otros desechos que van girando atrapados en las corrientes oceánicas con forma de vórtice de ambos océanos. A pesar de su tamaño y densidad, las islas de basura son difíciles de ver incluso mediante fotografías tomadas por satélite o con radares.

La existencia de la mancha de basura del Pacífico Norte fue predicha en 1988. La predicción se basaba en los resultados obtenidos en muchos laboratorios de Alaska entre 1985 y 1988, que midieron el plástico flotante en el océano Pacífico Norte. Estos laboratorios encontraron altas concentraciones de desechos marinos acumulados en zonas caracterizadas por una topografía particular o corrientes oceánicas.

continentes basuraExtrapolando estos resultados con los obtenidos en el mar del Japón, los investigadores llegaron a la conclusión de que, bajo condiciones similares, estas islas de basura podrían ocurrir en otras partes del océano, donde las corrientes predominantes facilitaran la creación de masas de agua estables. Indicaron específicamente el vórtice del Pacífico Norte. En 2009 se descubrió la mancha de basura del Atlántico Norte.

La existencia de las islas de basura recibió una amplia atención del público y de la comunidad científica después de que fuera documentada en muchos artículos por Charles Moore, un capitán marítimo californiano e investigador oceánico. Moore volvió a casa del vórtice del Pacífico Norte con una enorme cantidad de desechos flotantes.

Al igual que otras áreas de los océanos donde se concentran los desechos marinos, la isla de basura del Pacífico Norte se ha formado gradualmente en los últimos tiempos como resultado de la polución marina junto a la acción de las corrientes marinas. La mancha de basura oceánica ocupa una zona extensa y relativamente fija del océano Pacífico Norte, en el giro del Pacífico Norte, que es un área muy remota. El tamaño de la zona afectada se desconoce, aunque se estima que va desde los 700.000 km² hasta más de 15 millones de km² (del 0,41% al 8,1% del tamaño del océano Pacífico). El área puede contener cerca de 100 millones de toneladas de desechos. También se ha sugerido que la mancha podría estar constituida por dos zonas de basura vinculadas.

Se ha estimado que el 80% de la basura proviene de zonas terrestres y el 20% de barcos del océano. Las corrientes portan desechos desde la costa oeste de Norteamérica hacia el vórtice del Pacífico Norte en unos 5 años, y los desechos desde las costa este de Asia en un año o menos.

La mancha de basura del Pacífico Norte tiene uno de los niveles más altos de partículas plásticas suspendidas en la superficie del agua. Por ello es una de las regiones oceánicas en la que los investigadores han estudiado sus efectos y el impacto de la fotodegradación plástica de los residuos flotantes sobre la capa del agua. A diferencia de los desechos biodegradables, los plásticos fotodegradables se desintegran en pedazos más pequeños, aunque permanecen en el agua. Este proceso continúa hasta llegar a nivel molecular.

Como los desechos plásticos flotantes fotodegradables se convierten en trozos más pequeños cada vez, se concentran en la parte superior hasta que se desintegran, y el plástico al final llega a ser de un tamaño tan pequeño que puede ser comido por los organismos marinos que viven cerca de la superficie del océano. Por lo tanto, los residuos de basura entran por completo en la cadena alimenticia.

La mancha de basura del Pacífico Norte no se caracteriza por ser una zona visible de desechos flotantes. El proceso de desintegración significa que las partículas de plástico más peligrosas son demasiado pequeñas como para ser vistas. Los investigadores sólo pueden estimar la densidad total de la polución de la basura del Pacífico tomando muestras.

En un estudio del 2001, los investigadores encontraron que en ciertas áreas del océano, las concentraciones de plástico se acercaban a 5,1 miligramos por metro cuadrado. En muchas áreas de la región afectada la concentración de plástico fue mayor a la concentración de zooplancton. Muestras tomadas en el fondo de las columnas de agua revelaron niveles bajos de desechos plásticos, confirmando las primeras impresiones que decían que la principal concentración de desechos estaba en la superficie del mar.

Las partículas de plástico flotante se asemejan al zooplancton, por lo cual puede ser consumido accidentalmente por las medusas. Muchos desechos de larga duración terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo tortugas del océano y albatros de patas negras, siendo estas partículas un riesgo para la vida marina. Aparte de los residuos contaminantes del agua del mar, estos residuos flotantes traen otro tipo de contaminantes que acarrean efectos tóxicos cuando son consumidos por error, en algunos casos provocando problemas hormonales en los animales. Las medusas se comen las toxinas que contienen los plásticos, y a su vez, los peces grandes se comen a las medusas. Muchos se pescarán y serán alimento para los seres humanos, resultando así en una ingestión humana de dichas toxinas. El plástico marino también facilita la propagación de especies invasivas que se adhieren a la superficie de este plástico flotante y se desplazan a grandes distancias, colonizando nuevos ecosistemas.

Investigadores han demostrado que estos residuos plásticos afectan por lo menos a 267 especies alrededor del mundo, de las que la gran mayoría viven en la gran mancha de basura del Pacífico Norte.

Mientras hay especies de algas, crustáceos y peces que prosperan en los microhábitats parecidos a la basura flotante, no se ha obtenido información sobre ninguna especie que prospere en la gran mancha de basura del Pacífico. Es decir, que las especies desaparecen como consecuencia de los desechos concretados en las islas de basura.

slide_6110_81428_large

 

Comparte el artículo