glucosamina

Glucosamina

La glucosamina es un amino-azúcar producido por el cuerpo que se encuentra también en pequeñas cantidades en los alimentos. Desempeña un papel importante en la formación y reparación de cartílagos.  Es la base principal de  los agentes lubricantes que hacen que nuestras articulaciones funcionen con suavidad.

Existen diferentes formas de glucosamina entre las que se encuentran: sulfato de glucosamina, clorhidrato de glucosamina y glucosamina acetilada. Estos diferentes productos químicos tienen algunas similitudes, aunque no ofrecen los mismos efectos cuando son ingeridos en forma de suplementos dietéticos. La mayoría de las investigaciones científicas realizadas han estudiado el sulfato de glucosamina, que es el que se consume generalmente.

El sulfato de glucosamina es una sustancia natural que se encuentra en el cuerpo y que está presente en el líquido que rodea las articulaciones. La glucosamina que se utiliza en los suplementos dietéticos proviene de los cangrejos, langostas y de las conchas de los camarones. Sin embargo, el sulfato de glucosamina que se usa en los suplementos dietéticos no siempre proviene de fuentes naturales. Se puede obtener también en laboratorio.

La glucosamina encuentra grandes aplicaciones en dos grupos de personas.  El primer grupo responde a personas que padecen artritis, osteo-artritis, ciática y condiciones de deterioro de las articulaciones. El segundo grupo responde a personas que realizan entrenamientos físicos de alto impacto como puede ser los aficionados a correr.

Sea en términos de prevención o como ayuda a la curación, la glucosamina es comúnmente utilizada para tratar la inflamación de los discos articulares y las articulaciones. El cuerpo utiliza la glucosamina para producir una variedad de otras sustancias involucradas en la formación de tendones, ligamentos, cartílagos y el líquido que rodea las articulaciones. El movimiento de las articulaciones es amortiguado por el líquido y el cartílago. La glucosamina ayuda a aumentar la cantidad del cartílago y líquido que rodean la articulación y así prevenir su deterioro. Los investigadores también destacan la importancia del sulfato de glucosamina, que podría funcionar mejor que otras formas de glucosamina.

El uso de la glucosamina es seguro, aunque puede producir efectos secundarios tales como aumento del gas intestinal y deposiciones más blandas. Los niños y las mujeres embarazadas no deben tomar estos suplementos. Asimismo, dado que la glucosamina es un aminosacárido, las personas con diabetes deben controlar frecuentemente sus niveles de azúcar si consumen este suplemento. Las personas alérgicas al marisco deben consultar a su médico antes de consumirla. En la mayoría de los casos, las alergias son causadas por las proteínas que se encuentran en los mariscos, no por el chitín, carbohidrato del cual se extrae.

glucosamina

Comparte el artículo