black garlic

Ajo Negro

El ajo negro se produce por la fermentación de sus bulbos a temperaturas de 65 a 80 ° C en un ambiente de humedad controlada durante casi un mes. Pasado este tiempo, los dientes de ajo se tornan negros. A continuación se deja oxidar durante aproximadamente 45 días para que adquiera una sabor dulce como el de una ciruela.

El ajo negro se puede comer crudo o cocido en la misma manera que el ajo fresco. Aunque el ajo es el único componente del ajo negro, es probable que el sabor no se asemeje en nada. De hecho , es probable que no tenga gusto a nada que hayas probado antes. El ajo negro está lleno de complejos sabores. Su textura es suave y tierna y su olor es agradable.

La humedad y la grasa del ajo fresco queda muy reducida con la fermentación, los oligoelementos son notablemente mayores, mientras que las proteínas, azúcar y vitaminas son más del doble que en el ajo fresco. Es un alimento totalmente natural y sano. De los 20 aminoácidos contiene 18 y de los 8 esenciales, los aporta todos.

Su capacidad antioxidante se incrementa significativamente, 10 veces superior a la del ajo fresco, mientras que la eficacia esencial del ajo no se reduce. El ajo negro se obtiene como un alimento sin ningún tipo de aditivo, sólo por el propio envejecimiento.

En el ajo negro se pueden encontrar más aminoácidos que en el ajo fresco, esenciales para el buen desarrollo del organismo. Los efectos y propiedades del ajo fresco se ven potenciadas de forma importante por la fermentación del mismo. Además sus  habilidades en la lucha contra el envejecimiento y antioxidantes son más altos que en el ajo común.

El ajo negro previene y es muy eficaz para la diabetes, la hipertensión y ayuda a prevenir el cáncer. Mejora la inmunidad del cuerpo, especialmente para las personas vulnerables a nivel de salud física. Ayuda a resistir la fatiga y el envejecimiento de forma eficaz. También ayuda en el ajuste de la presión arterial, los niveles de azúcar en la sangre y los niveles de colesterol. Elimina la fatiga, mejora la fuerza física, previene contra los resfriados, protege el hígado y mejora la actividad de la próstata.

Comparte el artículo