aceite de almendras dulces

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces se utiliza para suavizar e hidratar la piel y también para calmar pieles irritadas.

También se puede utilizar en casos donde existan afecciones cutáneas inflamatorias como piel seca, eczemas o herpes.

El aceite de almendras dulces es muy útil para tratar la sequedad de la piel, protegiéndola contra la aparición de estrías y arrugas. El principal responsable de estos beneficios es su elevado contenido en ácidos grasos que poseen un efecto hidratante sobre la piel.

También relaja la piel, alivia las irritaciones cutáneas y calma el picor provocado por las erupciones de la piel, ablandando las zonas inflamadas y disminuyendo el dolor.

El aceite de almendras dulces también puede ser eficaz aplicado a heridas y quemaduras leves, ya que nutre y suaviza la piel. Asimismo, aplicado sobre la piel, aumenta el aporte sanguíneo a los vasos sanguíneos de la piel, lo que produce un mayor aporte de nutrientes que la mantiene en mejores condiciones.

Por otra parte, es importante remarcar su contenido en vitamina E, un antioxidante muy importante en el mantenimiento de la piel y del cabello.

Las almendras dulces no tienen efectos tóxicos en nuestro organismo. Sin embargo, un uso excesivo de este aceite puede desencadenar reacciones atópicas en la dermis a personas que tengan alergia a algún tipo de frutos secos. Por lo tanto, como medida de precaución, no es recomendable que lo utilicen.

Comparte el artículo